Técnicas del Esgrafiado

El esgrafiado es una técnica de revoco tradicional que consiste en la aplicación sobre el muro de una o varias capas de mortero base, sobre el que una vez seco, se aplica una segunda capa, seguida del raspado de la capa exterior después de haber trasladado sobre ella, aún fresca, los dibujos previamente preparados en cartón o chapa de metal. El relieve dejado entre la primera y la segunda capa puede varias, aunque suele ir desde varios milimetros en los de menor profundidad, hasta dos centímetros en los de mayor relieve.

En cuanto al diseño, otro aspecto a considerar es los  métodos  utilizados para marcarlo sobre el muro. Se pueden dibujar diseños sencillos directamente sobre el muro, como en el caso de los círculos tangentes de los esgrafiados segovianos, trazados con un compás sobre la pared. Sin embargo, los diseños más complejos se preparan sobre cartón, que posteriormente se agujerean o recortan  para marcarlos en el muro.  En el caso de los diseños por repetición de una misma figura se elabora previamente una plantílla , sobre chapa metálica o  cartón,  que  irá moviéndose a  lo  largo  del  muro  hasta  cubrir  el  paño  deseado. También se suele emplear el método del estarcido, que consiste en puntear y agujerear los puntos claves de referencia del diseño sobre un papel, cartón o plástico rigido, lo que permite marcar posteriormente el dibujo sobre el revoco utilizando una muñequilla de polvo de carbón.

Son varias las técnicas con las que se puede ejecutar un esgrafiado, entre ellas están: esgrafiados a un tendido, a dos tendidos, esgrafiado acabado con cal, esgrafiado embutido y de varias capas.

Esgrafiado a un tendido. Dentro de los diferentes tipos existentes, uno de los mas sencillo es el esgrafiado a un tendido, y quizás sea el más antiguo. Este se obtiene aplicando una sola capa de revoco de grosor inferior a los 6 mm, cuyo acabado será enlucido, esto es, liso (también se denomina bruñido o blanqueado). Cuando la capa ha alcanzado cierto punto de dureza, se marcan sobre la superficie los motivos, rascando después ciertas partes de los mismos, mientras las otras permanecen lisas. Se produce así un contraste de texturas entre zonas rugosas y lisas. Este tipo de esgrafiado casi no posee relieve, pues solo se raspa la superficie, y, por otro lado, aunque la capa de mortero aplicada es toda ella de un mismo color, se obtiene un efecto de dos tonalidades, ya que las zonas rugosas resultan más oscuras que las zonas lisas.


Leer más

 

 

Languages

Arabic English French German Greek Italian Portuguese Turkish

Capturas