Historia, función y uso del esgrafiado

Cuando utilizamos la palabra Esgrafiado en arquitectura, nos referimos a una técnica ornamental utilizada para la decoración en el enlucido y revestimiento de muros, tanto en el exterior como en el interior de edificios. Estos revestimientos murales de esgrafiado cumplen una doble función; por un lado protegen el muro de agentes externos de deterioro, y por otro embellecen los muros construidos con materiales pobres como sillarejo, mampostería, adobe etc.

El esgrafiado como revestimiento mural está incluido dentro del grupo de los revocos, término que engloba todos aquellos acabados murales que tienen como base una argamasa compuesta por conglomerante, material de armar por lo general arena y agua. Puede emplearse tanto en exteriores como en interiores, pudiendo encontrarse ejemplos en techos, voladizos de balcones, pretiles de puentes, chimeneas...etc.


 

El origen del término de la palabra esgrafiado procede de las voces latinas “ex” que significa “fuera” y “grapheirn” “dibujo”, términos que sumados reflejan la idea de un dibujo conseguido a través de un proceso de extracción de materia.

Y el término en si, proviene del italiano «sgraffiare», que hace referencia a hacer incisiones o rascar con una herramienta especial llamada grafio. La técnica del esgrafiado arquitectónico es una técnica muy antigua que utilizaron ya las civilizaciones del IV milenio a. C.. Los romanos usaron también esta decoración con dibujos sencillos. Su difusión en Italia durante el Renacimiento quedó reflejada en fachadas, bóvedas, muros interiores y otros espacios nobles de palacios, iglesias y monasterios, y acuñando el término «sgrafitto».

Pero en cuanto al desarrollo y expansión del esgrafiado en si, no es un tema de estudio que esté finalizado, pues no está claro su lugar de origen. Unos especialistas sitúan el origen del esgrafiado en Italia, mientras que otros la sitúan en Castilla en la Edad Media, y otros  en Cataluña, en torno al s. XVII. Pero sin embargo otros especialistas toman como inicio los primeros trabajos de extracción de materia de la piedra, cerámica y otros materiales, como predecesores del esgrafiado. De este modo podríamos así situar su origen en la Antigua Roma, donde se escribía sobre tablillas de cera marcando los caracteres con un estilo o graphium, e incluso en el Neolítico, donde ya se decoraba la cerámica con técnicas muy similares. Los pueblos Mesopotámicos utilizaban hornos para la cal y se han encontrado diversas muestras de la utilización de revocos en la cultura Maya, la India o la Egipcia.

Leer más

 

Languages

Arabic English French German Greek Italian Portuguese Turkish

Capturas